Saltar al contenido

La fuerza del mejor

Es un buen ejercicio hacer el análisis de dos equipos antes de que se juegue un partido entre ambos. Un sinsentido que -como experimento- tampoco está tan mal.

http://huevosconpepperoni.xevirama.com/wp-content/uploads/2011/12/real-madrid-vsbar25C3258325C225A7a.jpg
Esta noche se va a jugar el archi-denominado “clásico”, el partido de los partidos, el cara a cara de dos equipos clasificados como lo mejor de lo mejor, de la liga más mediática del mundo, el más de lo más vaya. Y llega en unos momentos en que se ha querido propiciar una situación de supuesta igualdad, hasta de ventaja, aunque sólo sea por unos puntitos en la tabla de clasificación por parte de los blancos (siempre me ha hecho gracia cuando se habla de los colores de un club, cuando el equipo va de blanco...)
No puedo ni voy a intentar esconder mi barcelonismo, para qué?
Desde este prisma, voy a hacer un análisis en base a aspectos y actores de la representación...
 
 MOURINHO vs GUARDIOLA
Pep-Guardiola-podria-querer-a-Claudio-Bravo
Despecho frente a mesura, provocación frente a respeto, escándalos frente a moderación... Mourinho, un entrenador que no ha dejado indiferente por donde ha pasado y ha pasado por varios clubes en pocos años. Filosofía básica: destruir. Que no te marquen e intentar victorias al contragolpe o por intensidad de pegada. Resultado frecuente: victorias “italian way” y aburrimiento por juego insulso. Prepara los partidos -en particular los clásicos- más en las ruedas de prensa que en la yerba. Payasea en la banda en vistas a exaltar ánimos, a propios y extraños, de lo cual es especialista destacado.

Xóse Mourinho aprendió bastante de lo que sabe en Barcelona, en su época de ayudante del entrenador del FCB, Bobby Robson, que llegó a Sir en su Inglaterra natal y al que se conoció como el “señor de los banquillos”. !Qué mal alumno fuiste Xóse, ni siquiera se te quedó el “saber estar”!...
El Mourinho-personaje es el clásico al que le ríen las gracias sólo los propios, los de casa, hasta el extremo que todo -todo- está bien si bien le sale y sino también. Puede poner dedos en el ojo de contrarios, decir que no sabe quienes son y encima no reconocer la acción y, ni por asomo, pedir disculpas. Todo un ejemplo, vaya.
En el Real Madrid ha alcanzado cotas de poder impensables y que a los propios merengues se les antojan desmesuradas.
Con connivencia con don Florentino, el capitoste de ACS, amo y señor de puentes y caminos, señor de cartera floja, que de fútbol entiende lo que yo de física cuántica, está haciendo y deshaciendo un no parar. Ha puesto la Gran Institución al son de fado portugués y es inminente que designe al señor Mendes (traficante de jugadores, en especial los de lengua portuguesa que suelen decir “os vais a joder, caralho!”), de director general ejecutivo, cargo que en la práctica ya ostenta.
Ay, si don Santiago Bernabeu levantara cabeza!
De Guardiola qué decir, es un chico normal, que prefiere la discreción y que ha ganado unos titulillos. Es todo. Pero parece que estos títulos han levantado muchas ampollas en las esquinas de la Castellana, esquinas proclives de pelotazos urbanísticos y se han disparado las alarmas. José Maria García-el butanito- desde su retiro obligado, pero con la sabiduría futbolística que nadie discute, decía el otro día que sólo hacía falta mirar al palco del Bernabéu para saber por donde van los tiros. Aznar dijo: “hay que ayudar al Madrid”. Claro es una cuestión de estado. ¿Quien representa mejor al País que el Real y los toros de Osborne?. Pero qué se habrán creído estos catalanes con tanto subirse a las barbas de la principal Institucional Nacional?

FILE - In this 1962 file photo, Alfredo di Stefano, Argentine born star of the Real Madrid soccer team poses for a photo. Di Stefano, whose goals placed him alongside the all-time great players and propelled Real Madrid to five straight European Champions Cups, has died on Monday, July 7, 2014. He was 88. (AP Photo/File)
Alfredo Di Stéfano
Deberíamos remontarnos al año 1953 (muchos penaltis pitados desde entonces), cuando el hoy presidente de honor del Real Madrid, don Alfredo Di Stéfano, era fichado por el equipo rival y -por Real Decreto- se impedía que pudiera jugar en el Barcelona. En documentación bibliográfica de firmas fuera de duda se llega a afirmar que “el gobierno (español) no consentirá que Di Stéfano y Kubala jueguen en el mismo equipo”...
Por si hubiera alguna duda, se intentó una chapuza, una solución salomónica: que el jugador ejerciera su oficio dos años en cada equipo (sic). Resultado: Di Stéfano al Real Madrid y toda la directiva en peso del FC Barcelona dimite en bloque.
No es el caso de la coyuntura actual (o al menos esto parece) pero malo es cuando desde el ombligo de la nación se oyen voces salvavidas. No en vano este equipillo que dan en llamar Barsa, que asocian con ideas separatistas y banderas extrañas, lleva ya unos años arrasando títulos y pulverizando récords. En 2009 llegó a ganar 6 títulos:Liga, Copa, Supercopa de España, Liga de Campeones, Supercopa de Europa y Copa Mundial de Clubes y ha seguido arrasando por doquier. Para más inri lo hace con señorío, con juego envidiado, con sello de “fair play” y con resultados holgados.
Es el triunfo de la planificación frente a la improvisación, de valorar y potenciar los jóvenes valores de la propia cantera, frente a golpes de talonario en busca de estrellas galácticas, de pensar que con dinero todo se compra, de presidentes reincidentes que se agarran a clavos ardiendo para soñar con resultados inmediatos, de jugadores mediáticos que se auto definen como guapos, ricos y maravillosos, con cuerpo chulo-piscinas y que la jugada que más prodigan es la peineta, el insulto, la provocación y la violencia.
Sinceramente, yo no me sentiría nada orgulloso de pertenecer a un club así, mas bien todo lo contrario.  Aunque gane el partido de esta noche.
En fin: que gane el mejor. ¿El mejor? Bueno, lo tengo claro entonces...
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *